You are now leaving Kedrion Corporate site. Medical information including licensed uses may be different outside of the EU countries.
NO
YES

Los cuidados intensivos, también llamados cuidados críticos, consisten en monitorizar y tratar de forma constante a los pacientes que padecen enfermedades o heridas graves que ponen en alto riesgo sus vidas como shocks, quemaduras, accidentes, septicemias, problemas respiratorios graves, cuyo origen puede ser  en cualquiera de los órganos de la anatomía  o  también a partir de  cirugías complejas incluyendo  los trasplantes como el de hígado.  

 

Hepatitis B

La hepatitis B crónica (HBC), causada por la infección del virus de la hepatitis B, continúa siendo un problema de salud de escala global que afecta a cerca de 350 millones de personas y se cobra la vida de 786 000 afectados por año debido a complicaciones asociadas como la cirrosis o el cáncer de hígado. La HBC es la principal causa de carcinoma hepatocelular (CHC) y representa al menos un 50 % de los casos nuevos que se diagnostican[1]. Además, el CHC es la tercera causa de muerte relacionada con el cáncer a nivel mundial[2] y, con apenas 5 años de supervivencia, ocasiona las muertes por cáncer que más rápido se incrementan en América del Norte[3].

El trasplante de hígado es el tratamiento más efectivo en pacientes con insuficiencias hepáticas relacionadas con la HBC, la cirrosis y el CHC. Sin embargo, la reactivación del virus de la hepatitis B después de un trasplante de hígado continúa siendo un desafío para la medicina[4]. La profilaxis con dosis altas de inmunoglobulina contra la hepatitis B y medicamentos antivirales ha dado lugar a un importante progreso en lo relativo a la supresión de la replicación viral en los trasplantes de hígado y a la supervivencia a largo plazo.

Antes de su introducción, la reinfección con VHB después del trasplante ocurrió en más del 80% de los receptores y las tasas de supervivencia de injerto y paciente a 5 años fueron solo del 50%. Ahora, con el uso de la profilaxis análoga HBIg / nucleósido / nucleótido, los programas de trasplante en Norteamérica y Europa pueden esperar la prevención de la recurrencia del VHB en más del 90% de sus pacientes.

La hepatitis B es contagiosa, pero puede transmitirse de madres a bebés en el momento del nacimiento. Esta transmisión puede reducirse notablemente mediante la administración inmediata posparto de HBIg al lactante solo o, como se recomienda actualmente, la administración concomitante de la vacuna contra la hepatitis B.

 

Referencias
1. El-Serag HB. «Epidemiology of viral hepatitis and hepatocellular carcinoma» (Epidemiología de la hepatitis viral y del carcinoma hepatocelular). Gastroenterology. 2012; 142:1264–1273. e1. [artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Google Scholar]
2. Durantel D, Zoulim F. «New antiviral targets for innovative treatment concepts for hepatitis B virus and hepatitis delta virus» (Nuevos objetivos antivirales en tratamientos innovadores contra los virus de la hepatitis B y la hepatitis delta). J Hepatol. 2016;64:S117–S131. [
PubMed] [Google Scholar]
3. Ryerson AB, Eheman CR, Altekruse SF, Ward JW, Jemal A, Sherman RL, Henley SJ, Holtzman D, Lake A, Noone AM, et al. «Annual Report to the Nation on the Status of Cancer, 1975-2012, featuring the increasing incidence of liver cancer» (Informe anual sobre el estado del cáncer en Estados Unidos, 1975-2012, que explica la incidencia creciente del cáncer de hígado). Cancer. 2016;122:1312–1337. [artículo gratuito de PMC] [PubMed] [Google Scholar]
4. Song GW, Ahn CS, Lee SG, Hwang S, Kim KH, Moon DB, Ha TY, Jung DH, Park GC, Kang SH, et al. «Correlation between risk of hepatitis B virus recurrence and tissue expression of covalently closed circular DNA in living donor liver transplant recipients treated with high-dose hepatitis B immunoglobulin» (Correlación entre el riesgo de recurrencia del virus de la hepatitis B y la expresión tisular del ADN circular cerrado covalentemente en pacientes que reciben trasplantes de hígado de donantes vivos y un tratamiento con altas dosis de inmunoglobulina contra la hepatitis B). Transplant Proc. 2014;46:3548–3553. [PubMed] [Google Scholar]
Nair S, Perrillo RP. In: BoyerTD, ed: Hepatology (4th edn). Philadelphia: Saunders, 2003: 959.
Realdi G, Fattovich G, Hadziyannis S,
et al. Survival and prognostic factors in 366 patients with compensated cirrhosis type B: a multicenter study. The Investigators of the European Concerted Action onViral Hepatitis (EUROHEP). J Hepatol 1994; 21: 656^666.
Arianeb Mehrabi, “The role of HBIg as hepatitis B reinfection prophylaxis following liver transplantation” Langenbeck's Archives of Surgery June 2012, Volume 397, Issue 5, pp 697-710.
American Academy of Pediatrics. Hepatitis B. In: Peter G, editor. 1997 Red Book. Report of the Committee on Infectious Diseases. 24th ed. Elk Grove Village, Ill: American Academy of Pediatrics; 1997. pp. 247–260.

Albúmina humana

La albúmina es la proteína circulante más abundante en el cuerpo humano y representa un 50 % del contenido proteico del plasma.

La albúmina es la primera proteína plasmática que se ha producido a partir de plasma humano con fines terapéuticos. La evidencia científica de los últimos años ha demostrado que la albúmina posee una amplia variedad de funciones útiles. Además de su conocido poder oncótico, la albúmina realiza otras actividades que se denominan propiedades no oncóticas Algunas de ellas son: unión, transporte y desintoxicación, acción antioxidante, modulación de la respuesta inmunitaria e inflamatoria, acción antitrombótica, permeabilidad capilar y estabilización endotelial, y ajuste del equilibrio acidobásico.

Gracias a su actividad oncótica y su vida media circulante y total, la principal función de la albúmina en la medicina es ser un excelente expansor del plasma, especialmente en situaciones críticas. Las actividades no oncóticas juegan un importante papel en cuadros clínicos en los que el bajo volumen plasmático está relacionado con estados proinflamatorios que pueden darse en la cirrosis hepática, choques sépticos o quemaduras.

Todas estas propiedades hacen de la albúmina un recurso importante para muchos cuadros clínicos en los que otros fluidos pueden estar contraindicados o no tienen efecto terapéutico.

Referencia
Quinlan GJ, Martin GS, Evans TW. Albumin: biochemical properties and therapeutic potential» (Albúmina: propiedades bioquímicas y potencial terapéutico). Hepatology 2005; 41:1211–1219.
Fanali G, Di Masi A, Trezza V, et al. «Human serum albumin: from bench to bedside» (Seroalbúmina humana: de la teoría a la práctica). Mol Aspects Med 2012; 33: 209-90.
Vincent J-L, Russell JA, Jacob M, et al. Critical Care 2014;18:231-41

García-Martínez R, Caraceni P, Bernardi M, Ginés P, Arroyo V, Jalan R. «Albumin: pathophysiologic basis of its role in the treatment of cirrhosis and its complications» (Albúmina: base patofisiológica de su papel en el tratamiento de la cirrosis y sus complicaciones). Hepatology 2013; 58:1836-46.
Taverna M, Marie AL, Mira JP, Guidet B. «Specific antioxidant properties of human serum albumin» (Propiedades antioxidantes específicas de la seroalbúmina humana). Ann Intensive Care. 2013
Scand J Trauma Resusc Emerg Med.Abr. 2016. 12;24:48.  «The endothelial glycocalyx and its disruption, protection and regeneration: a narrative review» (Disrupción, protección y regeneración del glucocáliz endotelial: un análisis descriptivo).

Antitrombina

La antitrombina es una proteína plasmática que inactiva la trombina, una enzima plasmática que es importante en el proceso de coagulación. Por lo tanto, la antitrombina actúa como un potente anticoagulante y se utiliza para tratar la deficiencia de antitrombina adquirida de la coagulación intravascular diseminada (CID) como resultado de sepsis, trauma múltiple, quemaduras severas, complicaciones del embarazo, cirugía extensa, etc.

La antitrombina también se utiliza en pacientes con deficiencia de antitrombina congénita para la profilaxis de la trombosis venosa profunda y la tromboembolia en situaciones de riesgo clínico (especialmente durante una cirugía o durante el periodo del periparto) y para la prevención de la progresión de la trombosis venosa profunda y la tromboembolia relacionadas con heparina, cuando se indique.

Concentrado del complejo de protrombina (CCP)

Los concentrados de complejo de protrombina (CCP) son un complejo de factores de coagulación plasmática humanos para el tratamiento de hemorragias y la profilaxis perioperatoria de hemorragias en la deficiencia de protrombina adquirida, cuando se requiere una rápida corrección de la deficiencia.

Los CCP también se utilizan para el tratamiento de hemorragias y la profilaxis perioperatoria en la deficiencia congénita de cualquiera de los factores de coagulación dependientes de la vitamina K cuando no se dispone del producto de factor de coagulación específico purificado.

Referencias
1.    Rita García-Martínez. «Albumin: Pathophysiologic Basis of Its Role in the Treatment of Cirrhosis and Its Complications» (Albúmina: base patofisiológica de su papel en el tratamiento de la cirrosis y sus complicaciones). HEPATOLOGY, mes 2013
2.    «Afshari A. Antithrombin III for critically ill patients (Review)» (Análisis de la antitrombina III para pacientes en estado crítico). The Cochrane Library 2009, Issue 2
3.    «Sibylle A. Management of severe perioperative bleeding» (Control del sangrado perioperatorio grave). Eur J Anaesthesiol 2013; 30:270–382

 

Rabia

La rabia es una enfermedad zoonótica altamente mortal. Las muertes causadas por la rabia son infrecuentes gracias a la profilaxis a través de vacunas e inmunoglobulina antirrábica humana, que arrojan tasas de éxito del 100 %. La muerte por rabia sucede cuando los pacientes no buscan atención médica. Si bien no son frecuentes, se registraron algunas muertes evitables el año pasado. Los hospitales, los servicios de emergencias y los directores de farmacias se enfrentan a la rabia con tan poca frecuencia que es fundamental comprender la infección y los pasos necesarios para obtener y administrar inmunoglobulina antirrábica humana y la vacuna antirrábica.

Referencia
«The burden of rabies» (El mal de la rabia). Última revisión: 25 de septiembre de 2017. Último acceso: 4 de marzo de 2019. https://www.cdc.gov/features/dsrabies/index.html