You are now leaving Kedrion Corporate site. Medical information including licensed uses may be different outside of the EU countries.
NO
YES

Nuestra área de salud maternoinfantil se centra en la enfermedad hemolítica del feto y el recién nacido y en la transmisión vertical (madre a hijo) de la hepatitis B.

Estas son enfermedades graves y debilitantes, que representan una amenaza real para el feto o el recién nacido y, en los casos más graves, pueden provocar la muerte.

Hoy en día, ambas enfermedades se pueden prevenir fácilmente mediante el examen de todas las mujeres embarazadas, para detectar situaciones de riesgo, y la administración eventual de una profilaxis correcta.

Sin embargo, a pesar de la existencia de un tratamiento eficaz y no invasivo, el acceso a la terapia aún es escaso o inexistente en muchos países del mundo.

Enfermedad hemolítica del recién nacido

La incompatibilidad de antígeno eritrocítico materno-fetal puede conducir a aloinmunización, es decir a transferencia transplacentaria de inmunoglobulina materna y enfermedad hemolítica del feto y del recién nacido (HDFN)

 

La enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN), también llamada eritroblastosis fetal, es un trastorno que puede surgir cuando la madre y el feto tienen tipos de sangre diferentes e incompatibles,  incluso si unos cuantos glóbulos rojos del feto cruzan la placenta y entran al torrente sanguíneo de la madre durante el primer embarazo, el sistema inmunitario de la madre los identificarà como “extraños” y producirá anticuerpos para atacarlos. Si estos anticuerpos cruzan de regreso al feto, comenzarán a destruir los glóbulos rojos fetales.

Dado que la formación de anticuerpos toma tiempo, el primer hijo puede no ser seriamente afectado, pero el sistema inmunitario de la madre estará ahora sensible a estos glóbulos rojos incompatibles y los embarazos subsecuentes que involucren una incompatibilidad similar estarán seriamente amenazados.

El tipo más grave de EHRN es la incompatibilidad Rh, en la cual la madre tiene sangre Tipo Rh Negativo y el feto, Rh Positivo. Aunque la EHRN puede ser extremadamente seria, es rara y prevenible. La inmunización pasiva con inmunoglobulina Anti rh (D) protege a las mujeres Rh(D)-negativas de la sensibilización contra glóbulos rojos Rh(D)-positivos.

A pesar de la aparición de la profilaxis con inmunoglobulina humana anti-D, en los últimos 50 años, la alta morbilidad y la muerte a causa de la incompatibilidad Rh solo se han podido reducir en un 50 % a nivel global, lo que ocasiona más de 160 000 muertes perinatales y 100 000 discapacidades por año.

Referencias
1. Visser et al. «The continuing burden of Rh disease 50 years after the introduction of anti-Rh(D) immunoglobin prophylaxis: call to action» (La carga incesante de la incompatibilidad Rh a 50 años de la introducción de la profilaxis con inmunoglobulina humana anti-D: llamada a la acción). Am J Obstet Gynecol. Sep. 2019; 221(3):227.
2. Liumbruno et al. The role of antenatal immunoprophylaxis in the prevention of maternal-foetal anti-Rh(D) alloimmunisation. Blood Transfus 2010; 8:8-16.
 3. Bowman JM. Controversies in Rh prophylaxis: who needs Rh immune globulin and when should it be given? Am J Obstet Gynecol 1985; 151: 289-94.
4. Clarke CA, Donohoe WTA, McConnell RB, et al. Further experimental studies on the prevention of Rh haemolytic disease. Br Med J 1963; 1: 979-84.

 

Transmisión vertical (madre a hijo) de hepatitis B

Las mujeres con VHB positivo pueden transmitir el VHB a sus bebés. En áreas endémicas para el VHB, como la Región del Pacífico Occidental y África, hasta el 20% de la población general está infectada crónicamente, con infecciones perinatales / neonatales e infantiles como una ruta primaria para expandir el reservorio de portadores.

La infección crónica por el VHB, incluso si es asintomática durante décadas, puede provocar la muerte por cirrosis y carcinoma hepatocelular (CHC). La transmisión maternoinfantil del VHB se ha asociado con un mayor riesgo de CHC. En consecuencia, en los países asiáticos y africanos con una alta incidencia de infección perinatal y en la primera infancia, la muerte por cirrosis o CHC (más de la mitad debido a la infección por VHB) es común, entre las diez principales causas de muerte. Por lo tanto, desde el principio, la prevención de la infección crónica en niños ha sido un componente clave de las estrategias de inmunización contra el VHB.

La práctica actualmente recomendada para reducir la transmisión vertical del VHB de madre a hijo se basa en la administración de la vacuna contra el VHB y la administración concurrente de inmunoglobulina contra la hepatitis B (HBIG) en el momento o poco después del nacimiento. Un conjunto pequeño pero creciente de datos sugiere que el tratamiento materno con terapia de NA en el tercer trimestre del embarazo, además de la vacuna y HBIG para el bebé, también puede reducir la transmisión del VHB al bebé.
 

Referencias
Silverman, N, Glob. libr. women's med.,ISSN: 1756-2228) 2008; DOI 10.3843/GLOWM.10181.
Lee C., Gong Y., Brok J. et al. Effect of hepatitis B immunization in newborn infants of mothers positive for HBsAg: systematic review and meta-analysis, BMJ 2006;332:328-336
Beasley R.P. Rocks along the road to the control of HBV and HCC. Ann Epidemiology 2009;19:231-234 Red Book, current version 2018-2021
Guidelines For The Prevention, Care And Treatment Of Persons With Chronic Hepatitis B Infection, Who, March 2015